¿Qué es y para qué sirve el NFC?

NFC hace referencia a una tecnología inalámbrica procedente de las etiquetas RFID, utilizadas en bonos transporte y en los sistemas de seguridad de comercios físicos.

La tecnología NFC (Near Field Communication) comenzó a aparecer en el año 2008, aunque es ahora cuando realmente ha alcanzado el éxito y la vemos presente en la mayoría de dispositivos móviles. Diseñada para transmitir datos de forma instantánea y totalmente segura, funciona con una banda de 13.56 MHz, y tiene una tasa de transferencia que llega a alcanzar los 424 kbit/segundo. Su principal ventaja está en la velocidad y la sencillez, ya que no es necesario realizar ningún tipo de emparejamiento previo entre los dispositivos, mientras que quizá su único inconveniente sea que únicamente funciona a una distancia de unos 20 centímetros. Se puede utilizar en modo activo o pasivo en función de lo que necesites, siempre y cuando dispongas de un dispositivo compatible con NFC, algo que puedes comprobar en la sección de ajustes.